- A CASA DA PRAÇA -

La calle era algo pronunciada, próxima a la plaza de una iglesia parroquial
de un pueblo, donde antaño las mercancías llegadas de América se subastaban.
Eran tiempos de dominación mundial y colonialismo, grandeza y opulencia.

Desde el s.XVII este raro ejemplo de arquitectura barroca tardía, de sencilla
estampa, ejemplifica que no fue una casa cualquiera por su escudo de armas.
La localidad no presagia tan importante huella en la historia de un país 
para una casa que fué habitada por condes, militares de la Reina María I,
descendientes de caballeros, capitanes, concejales, jueces e incluso alcaldes.      
 Todo un linaje de personalidades importatísimos dirigiendo un imperio.




 Elementos neoclásicos y barrocos de la capilla dedicados a San Pablo,
son el único testimonio de este precioso retablo tallado de otra época.
El coro alto, púlpito antaño, sirve como balconada para admirarlo.


La austeridad y sencillez del conjunto no podía pasar desapercibido.
Todo su interior estaba alterado e inacabado rodeando un patio central. 
Su gran historia, sería la ambición de un proyecto hotelero incapacitado,
 convirtiendolo en una ruina más de esta inconvincente adaptacion actual.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada